Salsa Bechamel vegana

 img_0187w

Estos días hace bastante frío por aquí en Suiza. El paisaje de árboles coloridos es de otoño, pero la temperatura ya está poniendo un pie en el invierno.

Hoy cocinamos algo útil para los días de frío: la salsa bechamel, que podemos disfrutar con algunos platos hechos al horno.

Como nuestra salsa es una versión vegana, utilizamos leche de almendra, en lugar de leche de vaca. Con otros tipos de leche vegetal, como la de soja, la de avena o la de arroz, también se puede hacer, pero en cualquier caso recomendamos utilizar una leche con algo de espesor, porque así la salsa queda más cremosa.

Durante mucho tiempo, tuve problemas con la bechamel porque a la mínima me salía con grumos de harina. Pero después de ver una receta de crema dulce en un libro de cocina, me di cuenta de que mi bechamel también se podía preparar de otra manera.

El truco era mezclar primero la harina y el aceite, luego añadir leche y remover bien. Y esto lo hacemos antes de poner la cazuela a fuego. No sé si es una forma ortodoxa de preparar la bechamel, pero desde que sigo este proceso mi bechamel queda siempre suave y cremosa.

Aquí va la receta.

 

Ingredientes

  • 25 g de harina de trigo blanca
  • 25 g de aceite de oliva
  • 300 g de leche de almendra
  • Media cucharadita de sal marina (unos 2 g)
  • Nuez moscada (al gusto)

 

  1. Poner harina y aceite en una cazuela. Si os gusta, también se pone un poco de nuez moscada.img_0180w
  2. Se mezcla bien hasta que quede homogénea.img_0181w
  3. Se le añade leche de almendra y se mezcla bien.img_0182w
  4. Se pone la cazuela al fuego. Se puede comenzar con fuego medio-fuerte, pero constantemente removiendo con una pala. Cuando comiencen a aparecer burbujas, se baja el fuego.
  5. Se cuece removiendo la salsa hasta que adquiera la densidad deseada. (normalmente entre 3 y 5 minutos)img_0184w

 

Notas:

  • Aunque el tono de color cambia un poco, se puede substituir la mitad de harina blanca por integral o por harina de arroz.
  • En la receta se utiliza leche de almendra sin sal. Si la leche contiene sal, se debe reducir la cantidad de sal.

 

 

 

 

 

 

 

 

Milchreis

 

1_Milchreis_portadaN¡Buenas de nuevo!

Escribo este blog desde un país en el que se vende el arroz redondo corto con el nombre de “Milchreis” (arroz de leche).

Estamos en Suiza, pero no de viaje. El mes pasado vine aquí para reunirme con mi marido, que ya estaba trabajando aquí desde hace un año.

Entre terminar el trabajo y el preparar la mudanza en Japón, he pasado bastante tiempo sin hacer nuevos artículos, pero a partir de ahora espero poder escribir más.

¡Muchas gracias a las personas que han visitado últimamente este blog, y también a las que nos han animado a seguir con este blog!

Por cierto, una de las primeras cosas que intenté conseguir al llegar a Suiza fue arroz. No encontraba fácilmente aquel tipo de arroz redondo y corto al que estamos bien acostumbrados en Japón.

Pero el otro día por fin encontré este paquete:

2_Milchreis_paqueteN

 

“¡Es el arroz!” Como el paquete era transparente, salté de alegría cuando reconocí la forma de granos que me resultaba familiar. Y seguidamente me di cuenta de que este arroz tenía un nombre extraño, “Milchreis” (arroz de leche). El paquete explica que es un arroz para platos dulces, risotto y alguna otra cosa más (que mi alemán rudimentario no alcanzaba a descifrar).

Lo cocinamos y era el arroz de toda la vida, con el que también pudimos hacer onigiri (bolas de arroz) con éxito. Al igual que a otros muchos japoneses a mí no me va eso de cocinar arroz con leche y azúcar. Si compramos este arroz será para platos salados.

Una pequeña receta con el arroz: cuando se cocina el arroz blanco se sustituye un 10% con granos de Kamut. Este cereal da un toque crujiente y nutricionalmente el plato queda más completo.

3_Milchreis_con_KamutNEs recomendable poner Kamut en remojo con un día de antelación, ya que el Kamut es más duro que el arroz blanco.

 

 

¡Hasta la próxima!

 

 

 

 

 

 

 

Shiitake seca: una comida sobria, pero muy rica

Portada

Shiitake seca es un producto que se utiliza con frecuencia en la cocina japonesa, pero hoy en día su papel parece bastante secundario para mucha gente. Si alguien dice: la cena de hoy es “tempura de gambas” o “sushi de atún”, los comensales dirían “¡Oooh, qué bien!”, pero si te dicen: “hoy cenaremos unas shiitakes secas a la plancha”, tu reacción no sería la misma.

Pero una buena shiitake seca está realmente buena. Aunque su color es marrón oscuro, no da demasiada alegría a la mesa y tarda tiempo en reblandecerse, es igual. Esta seta desecada contiene mucho sabor y también mucha nutrición.

Ahora vivo en una prefectura que es famosa por la producción de shiitake seca. Hasta que llegué aquí nunca había visto tiendas especializadas en este producto.

¡Qué olor más agradable! Al entrar en una de estas tiendas, lo que más me sorprendió fue el aroma intenso de shiitake. Y después vi un escaparate lleno de shiitakes y separado en cuatro compartimentos por dentro. En cada compartimento, había diferentes categorías de shiitake con sus respectivos precios.

Las shiitakes más caras son:

  • las que están hechas utilizando los troncos de auténticos árboles,
  • las que tienen una capucha que no está de todo abierta (este tipo de shiitake se llama “donko”) y
  • las grandes.

En realidad, según la dependienta, el tamaño no influye demasiado en el sabor, pero para hacer shiitake a la plancha es mejor utilizar uno grande por su vistosidad.

A continuación va la receta de shiitake a la plancha que me enseñaron en la tienda. Quizá es demasiado sencilla pera llamarla “receta”, pero cuando los ingredientes son de calidad, no hace falta manipular nada más.

Ah, y unos consejos que me dieron allí para ablandar la shiitake:

  1. Utiliza agua fría para ponerla en remojo porque así la intensidad del sabor aumenta. Por tanto, el mejor lugar es dentro de la nevera.En nevera
  2. Una shiitake gruesa puede tardar horas en quedar totalmente tierno. Como las shiitakes en agua aguantan algunos días en la nevera, un día las pones en remojo y cuando te apetezca, las sacas de la nevera y las utilizas.
  3. Si al cabo de algunos días no se te ha presentado la ocasión de utilizar la shiitake seca remojada, córtalas en trozos o en láminas y congélalas. Así, las puedes utilizar para sopa, para arroz salteado, etc. cuando te haga falta.
  4. Por supuesto, no tires el caldo de remojo de la shiitake. Es un concentrado de sabor de esta seta muy bueno. Con esto, puedes hacer una sopa magnífica.

 

Ingredientes

  • Shiitake seca
  • Aceite de oliva
  • Salsa de soja
  1. Poner la shiitake en remojo hasta que esté totalmente tierna.Shiitake en remojo
  2. Cortar el tronco de la shiitake.
  3. Poner un chorrito de aceite en una sartén y cuando esté caliente, se coloca la shiitake y se cocina a fuego lento tapado.Shiitake en sarten
  4. Cuando un lado esté dorado, se cocina también el otro lado.
  5. Al final de la cocción, se pone un chorrito de salsa de soja y se remueve la sartén para que las shiitakes cojan sabor. Apagar el fuego antes de que se quemen.foto final

 

 

¡Hermosos guisantes!

guisantes1

Una de las cosas buenas de esta época es poder comer guisantes frescos.

Los guisantes se pueden encontrar todo el año en forma de congelados o de conservas en lata, pero no tienen comparación con los guisantes frescos de temporada.

Se pueden preparar de diferentes maneras, pero una de las formas más fáciles de preparar es cocinarlos al vapor. Si tienes una vaporera, estás de suerte.

No saquéis los granos de las vainas, porque éstas conservan la jugosidad y la dulzura de los granos y mantienen superficie lisa, sin arrugas.

La preparación es realmente sencilla: se lavan bien las vainas, se colocan en la vaporera, se cocinan a fuego fuerte unos 7 minutos. Y este es el resultado:

guisantes2

Con un mínimo trabajo y esfuerzo, tienes unos guisantes así de bonitos y ricos. Espero que os gusten.

Obento sano y bueno en una estación

macrobi-don-W

Probablemente no soy la única que desea poder comprar obento (comida para llevar) sano y bueno en un lugar fácilmente accesible, como en una estación.

En Japón hay muchos establecimientos que ponen a la venta diferentes tipos de obento, pero encontrar uno que no tenga conservantes ni aditivos no siempre es fácil. Además, si eres vegano, la dificultad aumenta un poco más.

Algunos restaurantes macrobióticos ofrecen obentos veganos, pero suelen poder comprarse en determinados días y en lugares no muy bien comunicados.

Evah Dining, que está en la estación de Hakata (ciudad situada cerca del Aeropuerto Internacional de Fukuoka en el sur de Japón) es una buena excepción. Tiene un escaparate en el que se pueden ver diferentes tipos de obento de diferentes tamaños.

Aunque tu vuelo salga temprano, puedes comprar un obento para comerlo dentro del avión, ya que la tienda está abierta desde las 7 de la mañana hasta 10 de la noche.obento-onigiri-W

Aparte de este tipo de obento con arroz integral también tienen pan con vege-Burger y dulces.

magdalena-W

¡Ojalá se haga más fácil en un futuro cercano comprar un obento bueno y sano en muchos sitios!

Gari (jengibres encurtidos)

Gari-espagueti-W

“Tengo mucho jengibre en casa y no sé qué hacer con él!” Si este es tu problema, aquí tienes una solución. Hoy prepararemos “gari” con jengibre.

¿Has visto alguna vez al lado de las piezas de sushi algo parecido a láminas tiernas de color rosa o blanco? Éstas son gari. Está hecho de jengibre y es picante, pero a la vez dulce. Su sabor intenso nos ayuda a refrescar la boca mientras comemos pescado crudo.

Aunque no comamos sushi, se puede acompañar gari con otros platos como espagueti a la japonesa con sabor de salsa de soja. También está bien si lo utilizamos en obento (comida para llevar) porque le da un color alegre.

Gari-obento-W

Este color rojizo es por el “umesu“, líquido que se genera en el proceso de hacer ume-boshi (encurtido de ciruelas).

Gari se puede comprar en establecimientos de alimentación oriental, pero a menudo tiene aditivos. Por eso preferimos hacerlo en casa. Como se trata de un tipo de encurtido, se conserva bastante tiempo si lo ponemos en un envase higiénico y lo guardamos en refrigeración.

En el mercado alimenticio de Japón circulan dos tipos de jengibres, “shin-sohga” (jengibre nuevo) y “hine-shoga” (jengibre viejo). El primero se refiere al jengibre recién cosechado, que es más tierno, menos picante y más blanco, mientras que el segundo es el jengibre que lleva más de dos meses cosechado. Tiene un color amarillo, su picor se acentúa con el tiempo y sus fibras se hacen más firmes.

Para hacer gari, es mejor utilizar “shin-shoga” por ser más tierno de textura y más suave de sabor. Pero si no se consigue este tipo de jengibre, tampoco pasa nada. En caso de utilizar “hine-shoga”, se añade más endulzante para suavizar su gusto picante.

Aquí va la receta. La cantidad que se presenta en ella no es demasiado grande y por supuesto, se puede hacer más según la cantidad que se tenga de jengibre.

Ingredientes

  • Un trozo relativamente grande de jengibre (unos 75 g.)
  • 2 cucharadas de umesu
  • 1 cucharadita de sirope de ágave (se regula la cantidad al gusto)
  • 2 tazas de agua (para cocer el jengibre)
  1. Lavar muy bien el jengibre y cortarlo finamente.
  2. Hervir dos tazas de agua en una cazuela y poner el jengibre.
  3. Cuando rompa a hervir de nuevo, rápidamente se saca el jengibre del agua (no cocer demasiado tiempo: como máximo se deja 30 segundos en el agua para que no se escape el sabor).
  4. Escurrir las láminas de jengibre en un colador.Gari-colador-W
  5. Cuando el jengibre esté más seco, sumergirlo en una mezcla de umesu y sirope de ágave.
  6. Guardarlo tapado en un envase bien limpio. Se conserva en nevera y puede comer a partir del día siguiente.

Gari-envase-W

Notas

  • Para guardar gari, es mejor sumergir el jengibre por completo en umesu para que se conserve mejor.
  • En lugar de sirope de ágave, se puede utilizar otros endulzantes al gusto, pero no se recomienda utilizar un endulzante con color demasiado fuerte para no estropear el bonito color de umesu.
  • Se recomienda que el caldo de cocción del jengibre no se tire. Se puede utilizar, por ejemplo, para hacer sopa de miso o crema de verduras con un toque un poco picante. O también, si se calienta y se endulza, se puede tomar como una bebida dulce que te proporciona un calor agradable.

Curry con harina de kuzu

Foto-portada-wEl curry a la japonesa es una salsa espesa con ingredientes, que se toma con arroz.

Es un plato muy popular en muchos hogares y restaurantes, pero es preferible que se tome este plato en verano porque el curry ayuda a liberar el calor del cuerpo, función que en invierno no hace falta.

Hoy preparamos el curry con harina de kuzu, ya que el kuzu es uno de los pocos espesantes que proporcionan el calor al cuerpo. El curry suele ser un plato contundente y a veces pesado, pero el curry de hoy es una versión mucho más ligera.

Este curry se acompaña bien también con el arroz integral. Espero que os guste.

Ingredientes (para 2-3 personas)

  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1 patata grande
  • 1/6 trozo de calabaza
  • 1 diente de ajo
  • 1 trozo de jengibre (tamaño equivalente a dos dientes de ajo)
  • Unos 5 x 5 centímetros de kombu
  • Sal (1 pizca para freír la cebolla, 1/2 cucharadita para cocer y cantidad al gusto para rectificar el sabor al final)
  • 1 cucharada de curry en polvo
  • 1 cuchada y media de aceite (de oliva, de sésamo no tostado, etc.)
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 cucharadita de mugi miso (miso de cebada)
  • 3 cucharadas de harina de kuzu (diluirlo en 3 cucharadas de agua. Si la salsa no queda espesa, se puede añadir más hasta lograr el espesor que se desee.)
  1. Se parte una cebolla en 8 trozos y se trocean también la calabaza, zanahoria y la patata.Foto-ingredientes-w
  2. Se pone el aceite, el curry, el jengibre y el ajo rallado en una cazuela y se fríe removiéndolo constantemente a fuego lento hasta que se levante un buen aroma.
  3. Se añade la cebolla troceada en la cazuela con una pizca de sal y se fríe hasta que desaparezca el olor picante.Foto-condimentos-w
  4. Se agregan la zanahoria, la calabaza y la patata en este orden y se fríen.
  5. Poner 1/2 cucharadita de sal, kombu y un poco de agua (cantidad que llegue sólo a un centímetro de altura desde el fondo de la cazuela).Foto con kombu-w
  6. Cocer a fuego lento tapado hasta que los ingredientes estén tiernos.
  7. Se agrega agua para que los ingredientes estén medio cubiertos, y se pone también salsa de soja y miso.Foto con agua-w
  8. Cuando rompa a hervir, se le añade kuzu diluido en agua y se cuece removiendo el contenido hasta que la salsa quede más transparente.Foto con kuzu-w
  9. Se rectifica el punto de sal.