Anko con dátiles

Anko-4Como ya hemos hablado el otro día de cómo cocer el azuki, hoy presentamos una receta de cómo cocinar anko o an, pasta de azuki cocido dulce.

Se puede comer así como tal, o junto con mochi, con nueces, con pan, con crepe, etc. o también podemos hacer diferentes dulces utilizando anko como relleno.Anko-2

El anko se vende también enlatado, en establecimientos de alimentación internacional, pero está mucho mejor si lo hacemos en casa.

Hacer anko no es difícil porque la receta consiste, básicamente, en cocer azuki, añadir el sabor dulce y un poco de sal y cocerlo hasta que llegue a un espesor deseado.

Hoy hemos utilizado dátiles para endulzar el anko porque combina bien con azuki y es un endulzante natural que no sienta pesado al cuerpo. Pero, por supuesto, se puede utilizar cualquier otro endulzante (sirope de arroz, sirope de ágave, miel, azúcar, etc.), según el gusto de cada persona.

Cuando utilizamos anko como relleno, para hacer daifuku, dorayaki, an-pan, etc., tiene que estar  bastante espeso. Pero por ejemplo hay otros platos como zenzai, que es una sopa dulce con mochi, que necesita más agua.

Por eso, el espesor depende del dulce que queramos hacer con anko. Pero en todo caso, es importante sacar el anko del fuego un poco antes de que llegue al espesor deseado porque se queda más seco después.

Por cierto, la receta lleva sal. Su función es destacar la dulzura de anko. Si no ponemos la sal, ponemos más y más endulzante y no logramos fácilmente el punto de dulzura que queramos.

Ingredientes:

  • Azuki 250 g.
  • Agua (3 medidas por 1 de azuki)
  • 20 dátiles cortados en pequeños trozos
  • Sirope de arroz (u otro endulzante natural como sirope de ágave, miel, etc.), cantidad al gusto
  • 3/4 cucharadita de sal
  1. Remojar el azuki desde la noche anterior.
  2. Tirar el agua de remojo y poner en fuego con tres medidas de agua por una de azuki.
  3. Después de la ebullición, cocer tapado a fuego lento hasta que el azuki esté bien tierno (si durante la cocción, se evapora el agua, se añade agua fría de manera que el azuki no salga de la superficie de agua).Anko-3
  4. Poner dátiles en la cazuela y cocer un poco más.
  5. Probar el azuki y si  falta dulzura, regular el sabor poniendo más dátiles o sirope. Después se añade la sal.
  6. Seguir la cocción removiendo a fuego medio-bajo y bajar del fuego un poco antes de que llegue a un espesor deseado, ya que queda más compacto y seco al enfriarse.

Notas

  • Es importante poner endulzante cuando el azuki ya esté suficientemente tierno porque si no, después no se ablanda la legumbre. Si cogemos un grano de azuki y se chafa sin dificultad con dedos, ya está hecho. Si no, lo cocemos un poco más.
  • Si nos sobra anko, podemos congelarlo dividido y envuelto en film en pequeñas porciones.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s