Compota de manzana con orejones

Una compota de manzana normalmente lleva azúcar, pero las manzanas son originalmente dulces y no hace falta endulzar más. Con un poco de limón y una pizca de sal, que hace pronunciar la dulzura de manzana y que a la vez ayuda a extraer el jugo de manzana al cocinar, podemos hacer un postre sencillo, pero rico. La receta de hoy lleva también orejones. Puede ser cualquier fruto seco como pasas, ciruelas o higos, pero las manzanas y los orejones es la combinación que más me gusta.

Ingredientes (para dos personas):

  • 1 manzana (por ejemplo, manzana Fuji)
  • 2 orejones troceados
  • 1 cucharadita de limón
  • 1 pizca de sal
    1. Pelar y cortar la manzana en ocho trozos uniformes.
    2. Poner todos los ingredientes en una cazuela y ponerla a fuego lento con tapa. (Al comienzo de la cocción se tiene vigilar bien porque se quema fácilmente. Si se utiliza un tipo de manzana con poco jugo y se ve que se quema, se puede añadir una cucharadita de agua.)

  1. Cuando la manzana empiece a sacar su jugo, mantener la cazuela a fuego lento y esperar entre diez y quince minutos hasta que la manzana se vea más transparente.
  2. Sacar del fuego y dejar enfriar.

Notas adicionales 

  •  Como cuando está caliente es menos dulce, es recomendable dejarlo enfriar antes de servir.
  •  Opcionalmente también se puede añadir canela, avellanas y/o nueces.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s