Cómo utilizar una vaporera de bambú

En este artículo explicaremos algunos consejos que pueden ser interesantes si os decidís a utilizar una vaporera de bambú.

¿Qué necesitamos?

Obviamente, para cocinar con una vaporera de bambú, necesitamos comprar una vaporera. Pero también es importante no olvidar que debemos tener una cazuela que se ajuste al diámetro de la vaporera porque, una vaporera sin su cazuela correspondiente por la  que salga vapor tampoco sirve de mucho. Por tanto, hay dos cosas indispensables: una vaporera y una cazuela.

¿Qué tipo de cazuela necesitamos?

Podemos aprovechar una cazuela que tengamos en casa siempre y cuando ésta cumpla algunas características. Primero, como ponemos la vaporera encima de la cazuela, a modo de tapa, la vaporera y la cazuela tienen que encajar bien. Segundo, como durante la cocción el agua siempre tiene que estar hirviendo con fuerza, de forma que el vapor vaya llenando constantemente el interior de la vaporera, se consume bastante agua durante la cocción. Por tanto, necesitamos una cazuela con cierta profundidad.

¿Qué vaporera compramos?

En cuanto al diámetro, hay diferentes medidas. La vaporera que tenemos es de 20 cm. de diámetro, pero hay de más grandes y más pequeños. La elección depende de la necesidad de cada familia y de los objetivos por los que la utilizaremos. Con una vaporera con un diámetro grande podemos cocinar mucha cantidad a la vez y también un trozo grande de algún ingrediente. Asimismo, podemos colocar un plato poco profundo en el interior de la vaporera para calentar o cocinar algo. En cambio, si utilizamos la vaporera  para cocinar poca cantidad de comida, no tiene sentido tener una demasiado grande, porque una vaporera de bambú con su tapa ocupa bastante espacio.

A parte del diámetro, también es importante pensar cuántos pisos queremos porque una de las ventajas de la vaporera de bambú es que podamos cocinar diferentes cosas a la vez en los compartimentos superpuestos. Mi vaporera tiene dos pisos y yo, personalmente, los encuentro útiles y muchas veces preparo dos cosas al mismo tiempo.

¿Cómo la utilizamos?

Primero, ponemos bastante cantidad de agua en la cazuela para calentar. Como durante la cocción mantenemos el agua bien hirviendo, si no tenemos suficiente agua, hay peligro de que se queme la cazuela. Pero tampoco podemos poner el agua hasta el tope, ya que así el agua tocaría la parte inferior de la vaporera y mojaría la comida que está dentro. En los primeros usos tenemos que vigilar bien la cantidad de agua, pero ya después sabremos por experiencia cuánta agua hace falta para una cocción de determinado tiempo.

Segundo, colocamos los ingredientes en la vaporera. Si los ingredientes son pequeños y se caen por las fisuras que hay en la base de la vaporera, podemos colocarlos encima de un papel de horno, papel de cocina o una tela limpia. También podemos poner un plato poco profundo dentro, siempre que el plato no sea tan ancho como para tapar toda la superficie de la vaporera por la que sale el vapor. Esta técnica es útil sobre todo para recalentar las sobras.

Tercero, cuando rompa a hervir el agua de la cazuela, colocar bien la vaporera encima de la cazuela, como si fuera una tapa. Hay que mantener el fuego alto durante la cocción. Cocinar al vapor suele ser bastante rápido. Por ejemplo, si son patatas o calabazas en trozos, se hacen en unos 10 minutos, y si son champiñones, solo hacen falta unos pocos minutos.

Después de la cocción, retirar la vaporera de la cazuela porque no es bueno dejar la vaporera en contacto con la humedad más de lo necesario. La vaporera en sí, la podemos poner en la mesa con su tapa para que los comensales vayan sirviéndose poco a poco, ya que de esta manera la comida se mantiene caliente.

¿Qué hacemos después de cada uso?

Hay dos cosas importantes: primero, no dejar restos de comida enganchada en la superficie de la vaporera para no dañar el bambú. Segundo, secar bien la vaporera después de cada uso. Si el bambú está húmedo, le puede salir moho. Si vemos que la vaporera no se ha ensuciado después del uso, basta con secarla. Si tenemos que lavarla, procuramos no tenerla mojado mucho tiempo y sacarla con un trapo antes de colocar en un sitio en el que se ventile bien.

A tener en cuenta

Para comprobar si la comida ya está tierna, tenemos que utilizar alguna herramienta larga para que no nos quememos la mano. Como la vaporera tiene una forma inofensiva, puede que intentemos a tocar directamente el alimento con la mano sin pensar mucho. Pero obviamente el vapor está bien caliente y quema (no sé cuánta gente es tan patosa para hacer esto, pero yo al menos algunas veces me iba a quemar…).

Igualmente, es recomendable utilizar manoplas para retirar la vaporera de la cazuela y abrir la tapa porque dentro de la vaporera hay una concentración de vapor a temperatura elevada y nos podemos quemar.

About these ads

5 pensamientos en “Cómo utilizar una vaporera de bambú

  1. hola!, queria preguntarte si hace daño o es malo que la vaporera este en contacto con el agua, por ejemplo la olla que tengo es mas grande que la vaporera, por lo cual al poner la vaporera dentro de la olla esta toca la superficie de la olla, eso es malo para la vaporera?

    • Hola Emiliano! Si la olla es más grande que la vaporera y la vaporera está en contacto con el agua, supongo que los ingredientes se mojan constantemente con el agua hirviendo. (Espero que haya entendido el problema que tienes.) Esto no es bueno por dos razones: primero, así el contenido de la vaporera se empapa con el agua y no se cocina al vapor, sino que se crea una condición parecida a cocinar en el agua hirviendo. Segundo, la vaporera de bambú es un utensilio sensible a la humedad. Si la dejas demasiado tiempo en contacto con el agua, al final acaba saliendo moho y se tiene que tirar. Por eso, te recomendaría que consiguieras una olla que se ajuste al tamaño de la vaporera. Es una inversión inicial que acabará compensándose en poco tiempo porque las cosas preparadas al vapor están realmente buenas. Espero haberte podido ayudar. Gracias por tu interés, ¡Hasta luego!

  2. Pingback: Cup cake salado al vapor: tomate y aceitunas negras | Comer verduras

  3. Pingback: Oda a la gamba fresca

  4. Pingback: ¡Viva la tabla para la vaporera! | Comer verduras

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s